Verbos regulares

Los verbos regulares mantienen su raíz invariable y utilizan sin alterar las mismas desinencias que una serie de verbos que se toman como modelo de cada conjugación.

En los verbos regulares, y en general, la raíz es aquella parte de su expresión en infinitivo, que identifica la acción que el verbo enuncia.

Las terminaciones comprenden las dos letras finales: Ar, Er o Ir. Aplicando la regla general de la Real Academia Española (RAE), los verbos deben considerarse regulares; por lo cual deben conocerse expresamente los verbos irregulares (que sufren variación en su raíz), así como su forma de conjugarlos.

Verbos irregulares

En español existe un número importante de verbos que presentan irregularidades en su flexión. La irregularidad puede afectar a la base o a las desinencias.

Las irregularidades que afectan a la base pueden ser de varios tipos; diptongación, cierre vocálico, cambio de consonante, supresión de algún elemento, supresión de una vocal y adición de una consonante y algunos verbos presentan varias raices.

Un verbo irregular, generalmente, no se rige de las mismas reglas de conjugación que utilizan la mayoría de los verbos, un tipo de verbo irregular son los heteróclitos que usan supletismo en la raíz.

Clasificación sintáctica

Los verbos copulativos apenas poseen contenido semántico. Su función es ser soporte de los morfemas verbales; el núclo semántico de las oraciones que encabezan es un elemento nominal denominado atributo.

Los verbos predicativos tienen contenido semántico pleno. Pueden expresar situaciones, eventos, estados, etc. en los que intervienen determinados participantes, los cuales se manifiestan en la estructura sintáctica mediante diversos tipos de complementos.

Los verbos transitivos y los verbos intransitivos. Se diferencian en que los primeros seleccionan un tipo de complemento denominado complemento directo y los segundos no.

Sobre los verbos en español

Desinencias verbales

Las desinencias verbales son los afijos que aportan la información de persona, número, tiempo, modo y aspecto.

Conjugaciones y formas verbales

Según cuál sea la vocal temática, en español se distinguen tres conjugaciones: los verbos de la primera conjugación tienen -a- como vocal temática, los de la segunda conjugación tienen -e-, y los de la tercera conjugación, -i-. Los verbos se citan por su forma de infinitivo: cantar, temer, partir.

Verbos defectivos

Los verbos defectivos son aquellos que no tienen la conjugación completa; es decir, que carecen de algunas formas. Se trata de muy pocos verbos, entre los que se encuentran los siguientes: soler y balbucir.

Verbos unipersonales

Los verbos unipersonales habitualmente solo se emplean en lagunas formas. Ello se debe a que funcionan, como impersonales, por lo que se suelen usar en tercera persona del singular. Así sucede con los verbos meterológicos , como llover, nevar, tronar, etc.

Verbos pronominales

Los verbos pronominales (también llamadas reflexivos) son aquellos que se conjugan siempre con un pronombre reflexivo, sin que pueda asignarse a este una función sintáctica precisa. Se suele considerar que en estos casos se trata de un tipo de afijo verbal.

Las perífrasis verbales

Las perífrasis verbales son núcleos verbales complejos: están constituidas por más de una pieza léxica, pero cuentan como una unidad.